Reiki a Distancia

Las sesiones a distancia parece ser que son las que a las personas les cuesta más creer que funcionan. Supongo que será porque al no verlo, no pueden creer que esto surja efecto. A mí me ha ocurrido varias veces, que cuando digo que hay sesiones que podemos hacerlas a  distancia sin importar los kilómetros que haya por medio, las personas son reacias a creerlo. Hay otras personas, que si lo han probado físicamente antes, pueden creer que si funcione.

La energía está en todas partes y es por eso que gracias al Reiki podemos conectar con una persona sin importar en que parte del planeta esté. La energía Reiki no tiene límites. Es genial.

Las sesiones a distancia tienen un único “problemilla”, y es que la persona que recibe la energía Reiki tiende a desconcentrarse con sus pensamientos. No es nada grave ya que la energía se recibe de igual forma y cuando esa persona se va a dormir o vuelve a concentrarse hace efecto, la energía no se pierde.

La forma  de conectar con la otra persona que utilizamos en Reiki es muy sencilla, sólo necesitamos un pensamiento. Dos personas que piensan una en la otra en un mismo momento, quedan conectadas y es entonces cuando podemos utilizar el Reiki. Sin esta conexión no  surtiría efecto el envío de energía.

Las sensaciones que se pueden percibir estando las dos personas en una sesión a distancia pueden ser más fuertes  incluso que en las sesiones presenciales, ya que el receptor está más concentrado en sentir.

Esto es así porque cuando se realiza una sesión presencial, la persona que está recibiendo la energía se relaja, no piensa en nada y se deja hacer, en cambio cuando estás en una sesión a distancia la persona que recibe la energía Reiki está concentrada en sentir lo que está ocurriendo y  está mas receptiva que en la sesión presencial, es por este motivo que las sensaciones pueden magnificarse.

A mi me ha ocurrido incluso, estando en una sesión de Reiki a Distancia que si la persona a la que le estoy haciendo la sesión piensa en alguna otra persona me aparecen imágenes de esta tercera persona aunque no la conozca. Es curioso que a medida que utilizamos el Reiki,  el que realiza la sesión se vuelve más sensible y  perceptible a lo que le está ocurriendo o distrayendo en ese momento a la persona receptora de la energía.

A veces es duro porque sientes todo el dolor que tiene la otra persona y las sensaciones que recibes son mucho picor en las manos e incluso puedes tener la sensación de mareo, no es porque te quedes con lo negativo de esa persona, (porque ya sabemos que sólo somos canales de energía y un canal no recibe nada, sólo da energía) sino que sientes lo que esa persona esta sufriendo en su interior.

La parte positiva y la  que me llena más como persona es, cuando ya está la otra persona equilibrada y se ha sacado toda esa energía negativa y compruebo el estado en el que está, me llena de paz y me deja una sensación dulce y muy positiva, saber que todo ha ido bien y la persona que ha recibido la sesión está mejor.

Si estás interesada/o en recibir una sesión o terapia a distancia,  contacta conmigo a través del correo  e-mail, te responderé lo antes posible indicándote como vamos a proceder.

Tanto si son presenciales, físicas, como si son a distancia, te puedo asegurar que las dos formas son igual de eficaces y vas a notar una mejoría importante a tu dolencia.

Precios a consultar   reikiterapias2012@gmail.com

Loli F. Bosch

Volver a la página de Inicio

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.