La Magia de las Velas

Antes que existiera la electricidad, las velas era la forma de iluminación indispensable de cada hogar y hoy, pese a la evolución de las tecnologías, no hay casa donde no exista una, aunque sea como recurso decorativo semi olvidado en un rincón de la sala de estar, en plena ignorancia de su potente y a la vez sutil poder.

Relacionadas con el romanticismo y la decoración de espacios, estos antiguos cilindros de cera son fuente de energía y conexión con lo divino, no en vano son utilizadas en los rituales de todas las religiones. Las velas son potentes ofrendas y poseen distintas propiedades de acuerdo a sus colores.  Aprende a conocerlas.

Las velas son poderosas fuentes de poder en la Metafísica.

La imagen de una pequeña llama encendida a partir de una mecha y cera fría ejerce una fuerte carga simbólica que ha recorrido generaciones y civilizaciones.

Icono representativo de la vida y la energía, las velas están presentes en los matrimonios, en los altares y templos de todas las religiones, en rituales esotéricos, y también en los funerales. En las iglesia siempre hay velas encendidas y es porque limpia la energía de toda la gente que va allí, porque hay gente que va a la iglesia sin creer en Dios, y va mal porque su energía no es limpia de corazón, pero las velas hacen que cuando estemos allí, notemos una paz interior que no se puede explicar…

La vela se usa en los rituales místicos para representar los cuatro elementos de la naturaleza. Una vela encendida pone en movimiento las fuerzas de la naturaleza. La luz de la vela representa el elemento fuego, como purificador de las energías. El contenido de la vela, la cera, encarna el elemento tierra, que se licúa connotando al elemento agua, para luego transformarse en gas, representando el elemento aire.

Una imagen clásica es la de una persona encendiendo un cirio en un templo religioso, como gesto de petición de un favor o milagro. Y es que las velas son las receptoras simbólicas de los pedidos que cada persona realiza de acuerdo a su fe y creencias, y se usan mayoritariamente como ofrenda para que los seres de luz, santos, maestros, ángeles o energías, concedan lo pedido.

Como encender y apagar una vela

Se dice que es necesario que cada vez que se encienda una vela se haga con mucha concentración y respeto por todos los seres, ya que la mente es el primer emisor energético y esa voluntad es plasmada en la vela.

Nunca se debe encender una vela con un encendedor o mechero , siempre se ha de utilizar una cerilla de madera y al apagarla, nunca se debe soplar sino que se ha de apagar con los dedos humedecidos o con un apagador.

Esto tiene relación con el ciclo de los cuatro elementos,  fuego, tierra, aire y agua,  el agua precede al fuego y el aire esta apartado del fuego por la tierra. Por lo tanto apagar una vela con aire seria romper ese ciclo  es como dejar escapar o expulsar parte de su energía y lo más importante  es que el circulo  debe cerrarse al concluir un ritual.

Esto solo tiene una excepción: soplar las velas de cumpleaños, ya que al hacerlo se envía al Cosmos nuestros deseos formulados antes de apagarlas.

Con relación a la cerilla de madera estas proceden de los árboles y éstos tienen poderosas habilidades mágicas además de proceder de nuestra madre naturaleza, los encendedores artificiales no poseen ésta habilidad esotérica, es como quitarle energía.

Tipos de velas y significado de los colores

La materia prima de las velas es la cera, aunque también se utiliza parafina, resinas, aromatizantes, hojas de árboles, flores, y también esencias aromáticas. Pero son sus colores los que connotan distintas propiedades.

Las velas son un instrumento muy utilizado en todo tipo de creencias y por supuesto también en magia. La mayoría de las recetas mágicas solicitan tener alguna vela encendida y por eso vamos a recoger aquí algunas de las velas que podemos encontrar en cada ceremonia.

Velas de altar: Conocidas también como velas divinas ya que simbolizan la potencia de dios sea cual sea la religión o ideología que se profese. Se colocan siempre en la parte posterior del altar donde se realiza la ceremonia y generalmente deben ser dos velones largos de color blanco, aunque también puede recurrirse sólo a una. Si se quiere pueden ser velas de iglesia, pero por supuesto no es imprescindible.

Velas personales: conocidas también como astrales, son aquellas velas que representarán a los individuos a los que va referida la ceremonia. Para ello se utilizan las velas astrológicas que son asignadas a cada signo del zodiaco. Si no se conociera el signo de la persona a quien se hace referencia se suele utilizar una vela amarilla o blanca.

Velas testigo: conocidas como velas áuricas, son utilizadas específicamente para representar de un modo más concreto que las velas personales a quien vaya dirigida la ceremonia. Se trata de una vela astrológica o blanca a la que se le añade algún efecto personal del individuo: un pelo, foto, saliva, un objeto querido, etc. Para ello se deberá vaciar el centro de la vela e introducir el elemento escogido, y después volver a rellenarla. En el caso de que se utilizara un objeto grande como una foto, se deberá atar a la vela cara ella.

Velas planetarias: son aquellas velas que representan las cualidades de cada planeta a través de sus colores característicos. Se suelen utilizar cuando se quiere atraer la energía planetaria para la petición.

 

Los colores de las velas en magia son muy importantes pues atraen diversas energías y cualidades.

Por eso siempre que se haga una ceremonia de magia con velas convendrá conocer las características de los colores de cada una de ellas a fin de escoger las más adecuadas,

 

ROJO: este color es el utilizado en ceremonias o rituales relacionados con el amor, ya que tradicionalmente es el color del corazón. Pero el rojo también tiene otras cualidades como la salud y fortaleza física. También es muy utilizado para fomentar el valor en una persona que va a afrontar algún peligro e incluso es un color protector de las energías físicas y psíquicas. Es también muy utilizado para activar y regenerar cualquier cosa que estuviera estancada o que parecía “muerta” y por supuesto también se asocia al triunfo. Es la energía guerrera que necesitamos en nuestra vida para afrontar grandes retos.

AMARILLO: es el color del intelecto por naturaleza. Una vela amarilla será utilizada para traer claridad de pensamiento, despertar el poder de la mente o las cualidades que ésta puede ofrecernos. Pero también es utilizada para llevar la alegría a alguien o algo, ya que al interpretarse como el color del sol, se busca con ella la vitalidad y ganas de vivir. Será pues una vela muy utilizable en casos de depresiones o tristezas. También se utiliza para suavizar comportamientos ariscos. En definitiva, allí donde haya que llevar luz y claridad mental, el amarillo será ideal.

NARANJA: una vela naranja recoge un poco de la energía de una roja y una amarilla. Es ideal para atraer la armonía y el estímulo a tu vida, de manera que no se produzcan demasiados sobresaltos, pero impidiendo que tu vida o lo que sea se estanque. Ideal como ayuda a tomar cualquier tipo de decisión, así cuando se necesite adaptabilidad para abordar lo que se nos ponga enfrente. Además introduce una mezcla de alegría y serenidad muy útiles para que las cosas nos salgan bien. En el naranja se esconde una energía de atracción muy potente de manera que será muy útil para potenciar lo que estemos pidiendo.

AZUL: las velas de este color son totalmente aptas para llevar serenidad a algún asunto o persona. Incentiva cualidades espirituales como la sinceridad, la fe, la esperanza, el amor, la fidelidad, etc. Así que es ideal para calmar tensiones después de disputas, para arreglar una situación difícil entre personas, así como para conectarse mejor con el mundo espiritual.

ROSA: es de una vibración superior al rojo porque se ha mezclado con el blanco. En este caso las velas rosas apelan al amor más sincero, el romanticismo, las cualidades divinas como la dulzura, serenidad y cariño. Es el color de la compasión y del amor divino. También es una buena vela para utilizar en ceremonias de salud ya que representa la belleza y la perfección. Activa los sentimientos y nos ayuda a ser mejores personas. Es una energía muy sutil.

VERDE: es el color de la fertilidad relacionado con la madre tierra. Así que será muy útil para asuntos que necesiten una gran productividad o creatividad. Atrae el equilibrio a la mente, cuerpo y espíritu permitiendo forjar una importante estabilidad y seguridad casi inquebrantables. También es un color asociado a la salud de manera que podrá usarse para atraer o solucionar algún tipo de enfermedad sin reparos. Muy útil para aquellos que necesiten suerte o para ceremonias relacionadas con las finanzas.

MORADO Y PURPURA: es el color que mezcla el rojo con el azul. Tradicionalmente las velas moradas se utilizan para atraer poder y prestigio al peticionario y utilizándola en cualquier asunto, especialmente financiero, se obtendrá un éxito rotundo. Por ejemplo es ideal para pasar una entrevista de trabajo o conseguir algo muy deseado. Pero hay que tener mucho cuidado pues debe evitarse caer en la tiranía o exceso de ambición.

VIOLETA: es el color por excelencia de la transmutación o transformación del pasado o viejas actitudes. Su poder curativo es muy importante así como es una vela que facilita profundamente la meditación y el desvelar de los misterios escondidos en el alma humana. Atrae a su vez también energías poderosamente sedantes con una mezcla de tristura, así que combinada con una vela amarilla o naranja se pueden obtener grades resultados. Utilízala cuando quieras transmutar en algo mucho mejor alguna cuestión. Por supuesto es una vela protectora por naturaleza.

PLATA Y GRIS: es considerado tradicionalmente un color neutral por encontrarse entre el blanco y el negro. Por ello se suele utilizar cuando se intenta detener algún mal, para tomar decisiones desde una posición más madura, para ayudar a madurar a una persona. Una vela plata atraerá la energía de la noche y de la luna así que será posible utilizarla en rituales o ceremonias nocturnas para representar dicha energía. A su vez aporta serenidad y profundidad de pensamiento.

MARRÓN: es un color asociado también a la tierra, especialmente cuando todavía no se ha sembrado. Apela a la solidez y seguridad de la misma y por ello puede ser utilizada para restaurar la confianza en uno mismo o en la vida. Pero hay que tener cuidado porque en su aspecto negativo pudiera atraer incertidumbre, así que cuando se use, se debe especificar muy bien lo que se quiere, no sea que obtengamos un efecto contrario a la petición. Puede ser utilizada también en aquello que se quiera hacer más estable y firme como los negocios.

BLANCO Y  DORADO: son los colores de la pureza y la energía divina por naturaleza. Así que serán muy útiles cuando se quiera realizar una limpieza o se busque protección. Pero también ayudan a atraer energías positivas necesarias para la acción, así como favorecer en un individuo o relación las cualidades divinas de la verdad, sinceridad, inocencia, esperanza, sencillez, amor puro, etc. Además ambas velas suelen ser comodín para muchas cosas, especialmente la blanca por contener en ella todos los colores. Por eso la mayoría de ceremonias se pueden hacer exclusivamente con el color blanco para pedir cualquier cosa que necesitemos, desde los aspectos más materiales a los más espirituales. Son las más recomendadas.

NEGRO: tradicionalmente es utilizada en magia negra, pero también se puede utilizar en alguna ceremonia de magia blanca como apelo a aspectos negativos que queremos que desaparezcan de nuestra vida o de una persona., pero también hay gente mala, que la utiliza para hacer daño…

 

RITUALES CON VELAS 

 

Para realizar un ritual con velas es necesario realizar un altar pequeño, el cual puede ser una mesa de madera, una caja de cartón el cual se cubra con un mantel o tela blanca.

Asimismo, antes de realizar un ritual, la persona que lo haga debe estar limpio tanto mental como físicamente, también estar relajado y tranquilo. En un ambiente adecuado y silencioso.

No se debe vacilar antes de efectuar el ritual, lo más importante es mantener la convicción y fe que lo hecho se cumplirá tal cual se ha deseado.

Así, los rituales que se presentan  a continuación se parecen entre sí por su forma de implementación, caracterizándose por su simplicidad, su practicidad y su eficacia.

Pueden realizarse en poco tiempo y con un mínimo de materiales. Es por ello que no se tendrán en cuentra los colores de cada signo, ni los días de la semana, por ejemplo… entre otros detalles.

A modo de observación, se dice que no es recomendable hacer rituales en casa con velas para Difuntos, ya que su espíritu  puede verse atraído  por la luz  y permanecer en tu hogar. Tampoco es recomendable ubicar el artar en el suelo  ya que los malos espíritus suelen ubicarse en las zonas bajas mientras que los  buenos permanecen en zonas medias y  elevadas.

 

PARA EL AMOR

 ATRAER A ALGUIEN

Velas a utilizar: Una vela colorada o roja común en el centro del altar más una vela blanca común a la derecha.

Otros elementos: Foto de la persona a atraer o su nombre escrito en un papel blanco.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, al atardecer, día a elección, durante tres meses.

Oración: Diga siete veces: Sí… (nombre de la persona) es para mí y yo para él, que la fuerza de este ritual nos una.

 ENAMORAR

Velas a utilizar: Una vela rosa común, más una vela celeste común, una al lado de la otra.

Otros elementos: Tres rosas rojas entre ambas velas.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, los viernes por la noche, durante tres meses.

Oración: Repita tres veces: Espíritus elementales del Fuego, el Agua, la Tierra y el Aire, llevad mi mensaje de amor verdadero a… (nombre de la persona), pues deseo de todo corazón que se enamore de mí como yo lo estoy de él/ella.

Recomendaciones: Si a los tres meses, el ritual no ha dado resultado, esperar tres meses para volver a repetirlo.

 ENCENDER LA PASIÓN

Velas a utilizar: Velas redondas y anchas: una colorada o roja a la izquierda, más una blanca en el centro, más una anaranjada a la derecha.

Otros elementos: Un incienso de pachulí detrás de la vela blanca, un jazmín delante de las velas a la derecha del altar.

Momento y frecuencia del ritual: Todos los viernes de Luna Llena a las diez de la noche, todo el tiempo deseado.

Oración: Repetir tres veces. Que la pasión encienda nuestros cuerpos y almas para que…(nombre del cónyuge o pareja) y yo…(decir el propio nombre) vivamos plenamente nuestro amor

 FELICIDAD

Velas a utilizar: Dos velas de miel y, entre ellas, una vela Adán y Eva celeste.

Otros elementos: Una foto de la pareja.

Momento y frecuencia del ritual: Martes y Viernes al atardecer, durante un mes. Descansar un mes y repetir hasta que se considere necesario.

Oración: Repetir siete veces. Que…(nombre de la pareja) y yo (nombre propio), seamos uno y solamente uno por este ritual, excluyéndose a cualquier otra persona y cortando todo lazo que se quiera establecer fuera de nuestro amor.

SEDUCIR

Velas a utilizar: Una vela siete días y siete noches de color rosado.

Otros elementos: Una foto propia.

Momento y frecuencia del ritual: Cada cambio de Luna, una vez por semana.

Oración: Repetir mentalmente tres veces. Que desaparezcan las trabas que me impiden seducir a los demás, especialmente a…(nombrar a la persona que se desea conquistar, si la hubiere), que me sienta liviano/a, desprendido/a de prejuicios, agradable y bello/a. Así sea.

 VENCER LA TIMIDEZ EN EL AMOR

Velas a utilizar: Una vela Adán y Eva colorada, dos velas corazón (rosadas, si usted es mujer; celeste, si es hombre); una vela común blanca.

Otros elementos: 1 sahumerio de jazmín.

Momento y frecuencia del ritual: Viernes por la noche, hasta lograr el propósito deseado.

Oración: Deseo amar y ser amado/a sin trabas ni limitaciones. Deseo soltarme y dejarme llevar por la pasión del amor. Repetir mentalmente diez veces.

Recomendaciones: Los mejores resultados de este ritual se observan en personas que tienen una pareja estable.

OLVIDAR UN AMOR IMPOSIBLE

Velas a utilizar: Cinco velas nudo rosadas; dos velas nudo coloradas.

Otros elementos: Un papel con el nombre o descripción de la persona que se desea olvidar.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana, días a elección, durante un mes.

Oración: Quiero paz, quiero salud y calma espíritual, afectiva y emocional; deseo sonreír con felicidad y encontrar mi camino hacia el amor; lejos de esta persona que perturba mis sentidos. Olvidar, olvidar, olvidar. Repetir siete veces.

 ENCONTRAR A LA PERSONA IDEAL

Velas a utilizar: Una vela siete colores.

Otros elementos: Un pequeño objeto personal que nos represente.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana en el cambio de Luna.

Oración: Deseo que se destraben los canales que me impiden encontrar a la persona ideal. Deseo conocer a esa persona y que ambos nos acerquemos para vivir juntos aquello que nos esté destinado. Repetir tres veces mentalmente.

 MEJORAR LA RELACIÓN DE PAREJA

Velas a utilizar: Una vela corazón atado en el centro; a la derecha, una vela de miel y a la izquierda, una vela común blanca.

Otros elementos: Foto de la pareja, sahumerio de rosa, mezclar en un pequeño recipiente unas gotas del propio perfume con unas gotas del perfume de la pareja.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, al cambiar la Luna.

Oración: Amo profundamente a…(nombre de la pareja) y por ello deseo que nuestra relación mejore; que…(nombrar exactamente lo que se quiere cambiar) para vivir en paz y armonía. Repetir siete veces mentalmente.

PAZ Y AMOR EN LA PAREJA

Velas a utilizar: Siete velas Adán y Eva: dos blancas, dos verdes, dos violetas y una azul.

Otros elementos: Foto de la pareja, un ramito de violetas en un vaso con agua, delante de las velas.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez al mes, con Luna Creciente.

Oración: Supremo, pido paz y amor para…(nombre de la pareja) y yo…(nombre propio), aléjanos del maligno, protégenos, trae calma a nuestras vidas por siempre jamás. Repetir tres veces mentalmente.

 RECONQUISTAR A UN AMOR

Velas a utilizar: Tres velas comunes: amarilla, blanca, colorada.

Otros elementos: Imagen de San Antonio.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, con el cambio de Luna.

Oración: Espíritus del Fuego, del Aire, de la Tierra y del Agua! dadme vuestras cualidades más destacadas para hacer que… (nombre de la persona que se desea reconquistar) vuevla a amarme. Así sea. Repetir tres veces.

 

 

 

 

 

 

PARA EL TRABAJO Y LA PROFESIÓN

CONSEGUIR TRABAJO

Velas a utilizar: Una vela nudo verde, una vela común morada, una vela nudo violeta.

Otros elementos: Un elemento que de alguna manera se relacione simbólicamente con la profesión o trabajo a la que uno se dedica.

Momento y frecuencia del ritual: De ser posible, día por medio, por la mañana.

Oración: Supremo, Tú que dijiste al hombre “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, dame qué hacer con estas manos para ganarme el pan de cada día; yo te lo agradeceré infinitamente. Amén. Repetir diez veces.

 CAMBIAR DE TRABAJO

Velas a utilizar: Tres velas comunes: una vela verde oscuro, una púrpura, una morada.

Otros elementos: Un papel con la descripción breve del trabajo que se desea conseguir para cambiar.

Momento y frecuencia del ritual: Si es posible, día por medio, por la mañana antes de ir al trabajo.

Oración: Conforme con lo que tengo, sin embargo, deseo estar mejor y crecer laboralmente en un lugar más acorde con mis expectativas. Por eso, ruego a ti, Señor y a San Cayetano y a San José obrero, que me ayudéis en esta búsqueda. Amén. Repetir siete veces.

 MEJORAR EN EL TRABAJO

Velas a utilizar: Tres velas Nudo color verde, dos velas Buda blancas y dos amarillas.

Otros elementos: Un papel con las mejoras que desean obtenerse a nivel laboral.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana, por la mañana, antes de ir al trabajo.

Oración: Fuerza, fe y buena disposición para dirigir mi rumbo hacia un mejor horizonte. Repetir siete veces.

 RESOLVER PROBLEMAS CON SOCIOS

Velas a utilizar: Tres velas Buda: una colorada, una verde, una marrón; dos velas nudo color violeta.

Otros elementos: En un papel, los nombres de los socios y el propio.

Momento y frecuencia del ritual: Día por medio, por la tarde, hasta que se resuelva el conflicto.

Oración: Que…(nombrar a los socios) y yo lleguemos a un acuerdo que no perjudique a nadie; Dios nos dé entendimiento, paciencia y espíritu de cooperación.

VER EL CAMINO A SEGUIR

Velas a utilizar: Una vela de siete días; una vela árbol de la vida color marrón y una árbol de la vida blanca.

Otros elementos: Foto de un paisaje que nos guste y sirva para meditar.

Momento y frecuencia del ritual: Día por medio, al atardecer.

DESARROLLAR CUALIDADES POSITIVAS PARA EL TRABAJO

Velas a utilizar: Tres velas comunes color naranja.

Otros elementos: Un puñado de tierra, un vaso con agua.

Momento y frecuencia del ritual: Día por medio, al atardecer.

Oración: Enunciar las cualidades positivas que desea desarrollar en el trabajo.

 ALEJAR LA NEGATIVIDAD LABORAL

Velas a utilizar: Tres velas grises comunes, una vela nudo colorada.

Otros elementos: Un sahumerio a elección.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana, por la mañana antes de ir al trabajo, hasta que mejore la situación deberá repetir este rito de poder.

Oración: Supremo, aleja de mí a mi enemigo, neutraliza el mal que me envían y protégeme. Repetir diez veces.

OBTENER UN ASCENSO

Velas a utilizar: Una vela Buda blanca, una vela común púrpura.

Otros elementos: Un papel doblado en cuatro con el deseo escrito, un sahumerio a elección. No necesita orar.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana hasta que se cumpla el deseo.

DESCUBRIR LA VERDADERA VOCACIÓN

Velas a utilizar: Vela siete colores, vela pirámide blanca.

Otros elementos: Foto personal, imagen del santo de su preferencia.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, por la mañana.

Oración: Pedir al santo que se prefiera: Indicadme el camino, dadme una señal y yo seguiré vuestra guía.

Recomendaciones: Se puede meditar cada día sobre una vocación diferente, hasta sentir cuál es la propia.

 

 

 

 

 

 

 

PARA EL DINERO

AUMENTAR LAS GANANCIAS

Velas a utilizar: Velas comunes: dos color púrpura, dos color verde, dos color verde oscuro, una blanca.

Otros elementos: Tres monedas de uso corriente.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana, al atardecer.

Oración: Que mi trabajo prospere y dé más dinero, el que nunca utilizaré para fines viles, sino para bien mío, de los míos y de quienes lo necesiten. Repetir tres veces.

PODER AHORRAR

Velas a utilizar: Una vela Buda colorada, una vela Buda blanca.

Otros elementos: Tres monedas en una cajita cerrada.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, por la tarde o al atardecer.

Oración: Gnomos, seres elementales de la tierra: vosotros que atesoráis con esmero vuestras ganancias, dadme el poder de hacer lo mismo por mi bien y el de las personas que quiero!. Repetir tres veces.

RECIBIR MÁS DINERO

Velas a utilizar: Una vela árbol de la vida color marrón.

Otros elementos: Un billete de cualquier valor, de uso corriente, un puñado de tierra en un platito, una llave en desuso.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez al mes, cuando la Luna sea creciente.

Oración: Abríos, puertas de la prosperidad, para que nada me falte, para que llegue a mí la riqueza del Universo y pueda yo vivir como merezco. Repetir tres veces.

 DESPOJARSE DEL MIEDO A QUEDARSE SIN DINERO

Velas a utilizar: Una vela siete colores piramidal.

Otros elementos: Un incienso a elección, unas hojas de laurel.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez al mes, por la mañana, en día de Luna Llena.

Oración: Decir mentalmente tres veces: El Universo me da lo que necesito; así debe ser; no debo temer, pues nada me faltará si soy bueno y puro de corazón.

REDUCIR GASTOS

Velas a utilizar: Tres velas nudo color violeta.

Otros elementos: Un cuarzo.

Momento y frecuencia del ritual: una vez al mes, en la primera semana del mes, con el cambio de la Luna, por la noche.

Oración: Que todo lo superfluo se aleje de mí, que sólo lo esencial permanezca. Seres celestiales, ayudadme a evitar lo innecesario a nivel material. Repetir siete veces.

 

 

 

 

 

 

 

PARA LA SALUD

 CURACIÓN

Velas a utilizar: Tres velas pirámide color naranja.

Otros elementos: Foto del enfermo, imagen de un santo a elección.

Momento y frecuencia del ritual: Todos los días al atardecer, hasta que el enfermo se cure.

Oración: (nombre del santo elegido), que se concrete la curación de…(nombrar al enfermo) para que pueda vivir en paz con el amor de los suyos!. Repetir diez veces.

MEJORÍA Y RECUPERACIÓN

Velas a utilizar: Tres velas comunes color azul, una vela pirámide colorada.

Otros elementos: Foto del enfermo, imagen de un santo a elección.

Momento y frecuencia del ritual: Todos los días al atardecer, hasta que el enfermo se cure.

Oración: Espíritus del bien, acudid a este enfermo… (nombrar al enfermo) para que pronto se recupere y vuelvan a él la vitalidad y la alegría. Rezar luego una oración a elección al santo elegido. Repetir todo siete veces.

PROTECCIÓN

Velas a utilizar: Dos velas Buda, una blanca y una amarilla.

Otros elementos: Un amuleto u objeto muy personal, un sahumerio a elección, un vaso de agua.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez a la semana, por la noche, con el cambio de la Luna.

Oración: Relajarse, cerrar los ojos y visualizar un halo blanco y amarillo que nos rodea, protegiéndonos de toda enfermedad.

FUERZA FÍSICA

Velas a utilizar: Una vela Sansón pequeña, una vela pirámide colorada.

Otros elementos: Un pequeña plantita en su maceta.

Momento y frecuencia del ritual: Los lunes, al empezar la semana, por la mañana.

 

 

 

 

 

 

 

PARA LA FAMILIA

UNIÓN Y COMPRENSIÓN

Velas a utilizar: Tres velas Buda color rosa, cuatro velas comunes celestes.

Otros elementos: Una pequeña imagen de la Sagrada Familia.

Momento y frecuencia del ritual: Todos los viernes por la tarde, todo el tiempo que se desee.

Oración: En las propias palabras, pedir por la unión y comprensión de la familia, nombrando a cada uno de sus miembros e indicando los defectos que deberían cambiar y las virtudes que tienen y que debemos valorar.

 PAZ Y AMOR

Velas a utilizar: Tres velas comunes blancas, una vela Buda color rosa.

Otros elementos: 1 pequeña imagen de la Sagrada Familia.

Oración: José, María y Jesús, pido paz y amor para mi querida familia, compuesta por.. (nombrar a cada miembro de la familia).

RECONCILIACIÓN

Velas a utilizar: Tres velas rosas comunes, tres velas violetas comunes y una vela blanca común.

Otros elementos: Foto de la familia unida.

Momento y frecuencia del ritual: Luego de una pelea (el mismo día o al día siguiente, por la noche).

Oración: Visualizar la reconciliación de las personas distanciadas.

 

 

 

 

 

 

 

PARA LOS NIÑOS

 PROTECCIÓN

Velas a utilizar: Tres velas Buda blancas; tres velas blancas comunes; una vela rosa (si se trata de una niña) o celeste (si se trata de un niño).

Otros elementos: Foto del niño, imagen de Jesús, vaso con agua, un trozo de cinta rosa (si se trata de una niña) o celeste (si se trata de un niño).

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana o el día del nacimiento del niño, mientras el niño duerme o en ocasiones especiales (cuando el niño debe ir a algún lugar en especial, por ejemplo).

Oración: Angel de la Guarda de… (nombrar al niño), te encomiendo su protección especial de todo mal físico y espiritual. Repetir diez veces.

SALUD Y ALEGRÍA

Velas a utilizar: Tres velas azules comunes, una vela pirámide naranja y una vela corazón rosa (si se trata de una niña) o celeste (si se trata de un niño)..

Otros elementos: Foto del niño y un pequeño juguete que le pertenezca.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana o el día del nacimiento del niño, mientras el niño duerme.

Oración: Angel de la Guarda que… (nombrar al niño), no pierda la alegría y esté protegido contra la enfermedad.

 

LOGRAR QUE LOS NIÑOS TENGAN OPORTUNIDADES

Velas a utilizar: Una vela Arbol de la vida blanca y una vela Buda blanca.

Otros elementos: Foto del niño y un juguete de su preferencia.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, con el cambio de Luna, al anochecer.

Oración: Rezar una oración al santo que prefiera.

 

 

 

 

 

 

 

PARA ALEJAR EL MAL

 PROTECCIÓN

Velas a utilizar: Dos velas Buda amarillas, dos velas Buda violetas.

Otros elementos: Foto propio (y/o de las personas a proteger), un sahumerio a elección.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, con el cambio de Luna, al anochecer.

Oración: Fuerte y poderosos elementales, protección os pido. Decir esto tres veces.

FUERZA CONTRA EL MALIGNO

Velas a utilizar: Tres velas nudo color violeta.

Otros elementos: Nombre del malvado escrito al revés en papel oscuro y tachado.

Momento y frecuencia del ritual: Cuando se sospeche que alguién atenta contra nuestra paz, los viernes, al anochecer.

Oración: Fuera, lejos, apártate, malvado, y que yo reciba el poder y la protección para evitar tu daño. Repetir diez veces.

DEFENDERSE DE UN ATAQUE

Velas a utilizar: Tres velas nudo coloradas, una vela común negra, tres velas comunes blancas.

Otros elementos: Un papel con el nombre del atacante y/o el motivo del ritual, una tijera abierta para cortar el mal.

Momento y frecuencia del ritual: Luego de recibido un ataque, por la noche, tres días seguidos.

Oración: La misma que para el ritual “Fuerza contra el maligno”.

 

 

 

 

 

 

 

PARA SER MEJORES

SUPERACIÓN PERSONAL

Velas a utilizar: Una vela nudo colorada, una vela pirámide blanca.

Otros elementos: Objeto personal.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez a la semana, el día de nuestro nacimiento, al atardecer.

APRENDER A DAR

Velas a utilizar: Una vela árbol de la vida color violeta.

Otros elementos: Un sahumerio a elección, imagen de Jesús o cruz.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, con el cambio de Luna, al atardecer.

Oración: Jesús, enséñame a ser desprendido y humilde como Tú, para ganar espiritualmente y mejorar como persona. Repetir siete veces.

ABANDONAR VICIOS Y MALOS HÁBITOS

Velas a utilizar: Una vela nudo color blanco, una vela de miel, una vela blanca común.

Otros elementos: Foto personal, elemento que simbolice el vicio a abandonar.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, en el día del propio nacimiento, hasta que desaparezca el vicio o hábito nocivo.

 CAMBIAR CUALIDADES NEGATIVAS

Velas a utilizar: Una vela nudo blanco, dos velas pirámide blancas.

Otros elementos: Foto personal, un papel con la lista de cualidades a cambiar.

Momento y frecuencia del ritual: Una vez por semana, en el día del propio nacimiento.

PENSAR EN POSITIVO

Velas a utilizar: Una vela siete días siete noches de color blanco.

Otros elementos: Un sahumerio a elección, una llave en desuso, tres jazmines en un vaso con agua.

Momento y frecuencia del ritual: Dos veces por semana, al atardecer.

 

Desde mi punto de vista personal, en las velas todo es mágico, sólo con encenderlas ya nos sentimos en un momento especial  creando un ambiente especialmente romántico y misterioso para iniciar una ceremonia o un ritual . La luz de la vela es hipnótica nos ayuda a concentrar nuestra atención  en la llama. 

El fuego siempre ha sido relacionado con aspectos mágicos y religiosos de la naturaleza.

El poder proviene de tu propia energía, cuando la programas antes de encenderlas y en su desarrollo, potencias tu capacidad psíquica a través del cosmos, atrayendo las  energías de atracción e intención en ellas para que se materialice en lo que solicitas.

Enciende una vela en tu vida y haz realidad tus deseos.

M. Torres

Volver a la página principal 

One Response to La Magia de las Velas

  1. mulanpower says:

    Un trabajo muy muy elaborado!!! Te felicito.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.