Reiki Mikao Usui

El Dr. Mikao Usui vivió y obró a finales del siglo XIX, destacó como estudioso de la medicina y profundo conocedor de los sutras budistas y la biblia cristiana en una pequeña universidad de Kyoto, Japón. Nació en 1865 en este país y ya de pequeño había  oído relatos  acerca de Buda y estaba impresionado por la búsqueda de la iluminación de Buda.

Fué el fundador de un sistema de armonización natural denominado Reiki, considerado como medicina complementaria y alternativa  que utiliza la “energía vital universal” canalizada a través de la imposición de manos para promover la autoregulación del organismo en el tratamiento de enfermedades y desequilibrios físicos, mentales y emocionales.

El Dr. Usui observó a su alrededor  encontrando mucha gente necesitada de sanación, esto lo motivó a investigar para adquirir esta facultad del mismo modo que lo había hecho el propio Buda.

Admiró el deseo de Buda para ayudar al prójimo y por las deslumbrantes facultades metafísicas que recibió luego de alcanzar la iluminación. Una vez un estudiante  le preguntó si él tomaba  literalmente las palabras de la Biblia. Él respondió afirmativamente a la pregunta. El estudiante siguió preguntando, ” Enla Biblia se dice que Jesús curaba, sanaba enfermos, que caminaba por encima del agua, ¿cree ud en ello, sólo porque fue escrito o ha experimentado algo similar para poder decir que ello ocurrió?.” El Dr. Usui contestó que nunca había visto nada similar, pero él creía en las palabras de la Biblia. El estudiante entonces le dijo que “Esa creencia ciega para ellos no era suficiente y querrían ver estas cosas con sus propios ojos.”

Ese día y ese diálogo  introdujeron grandes cambios  en la vida del Dr. Usui. Al día siguiente se fue a la Universidad de Chicago en USA y se dedicó al estudio de las escrituras cristianas y obtuvo el doctorado en lenguas antiguas.  Continuó  el intento de profundizar en el secreto de la curación que ejercían sus discípulos, pero no encontraba lo que buscaba.

Volvió a Japón para continuar las enseñanzas budistas. Viajó por muchos monasterios  y en una Zen, finalmente encontró un anciano abad interesado también  en el tema de la curación. Allí permaneció y comenzó a buscar en las antiguas escrituras budistas (Sutras), la clave de la curación. Como no encontraba  una explicación, estudió también chino, pero en la traducción china tampoco encontró las explicaciones que buscaba. Aprendió el sánscrito antiguo para poder leer las escrituras budistas en su idioma original. En un antiguo texto sánscrito, que había sido escrito por un discípulo de Buda, encontró lo que había estado buscando hacía ya siete años. Estaban los símbolos y la descripción de cómo Buda había curado. Con ello había re-descubierto el saber, ahora le faltaba la fuerza para curar.

El Dr. Usui decidió entonces, retirarse a una montaña sagrada de Japón, subió al monte Kurama de Kyoto donde durante 21 días ayunó y meditó. Colocó 21 piedras pequeñas sobre la tierra, que le servían de calendario y  cada día que pasaba, quitaba una piedra. Durante estos días se dedicó a la lectura de los Sutras, cantaba y meditaba.

A media noche del día 21 el Dr Usui había finalizado ya su meditación y rezaba interiormente, “Padre muéstrame por favor la luz”. De pronto vió en el cielo una luz clara que se movía rápidamente haca él. Esta se hacía cada vez más grande hasta que le llegó a la mitad de la frente, el tercer ojo. Fue arrojado al suelo, perdió la consciencia y entró parecido a un trance. Vió numerosas burbujas con los colores del arco iris. Veía como proyectados en una pantalla los símbolos escritos en dorado, que él ya había visto en los Sutras sánscritos. Esta fue para él la llave del conocimiento de las curaciones que practicaban Buda y Jesús.

Esta experiencia de iluminación marcó el nacimiento del sistema  Usui de Reiki.

Supo que esto era la Energía Universal de Vida. Después de la visión se sintió lleno de fuerza y de energía, y comenzó a descender de la montaña. Con las prisas se hizo daño en un pie, puso sus manos en el pie durante algunos minutos, y la sangre se detuvo y el dolor desapareció.

Después de las primeras curaciones milagrosas, tras su regreso del monte sagrado, cura a su amigo el abad, quien posteriormente le aconsejó abrir en Kyoto un dispensario para indigentes y mendigos. Allí durante varios años se dedicó a la curación de los pobres. Por fin, observando que la gente una vez que había sanado su cuerpo, volvía a su antiguo modo de vida, sin cambiar su forma de ser, el Dr. Usui reconoce que sin encauzar la mente y el espíritu de sus pacientes no podía lograr curaciones duraderas y auténticas. Entonces decidió no darlo a quien no supiera valorarlo y comenzó a viajar por todo Japón, dedicando los últimos años de su vida a la enseñanza de este arte curativo e iniciando a otros a su método de curación natural y ancestral.

La experiencia con los mendigos le llevó a establecer dos reglas y cinco principios.

Reiki debe ser pedido por el paciente.

Debe existir una contraprestación.

Los cinco principios son:

Sólo por hoy no te Preocupes
Sólo por hoy no te Enfades
Honra a tus Padres, Maestros y Mayores
Gana tu Sustento Honradamente
Muestra Gratitud por todo lo que te Rodea

El Dr. Usui practicó el Reiki y lo difundió por todo Japón durante el resto de su vida.

Loli F. Bosch

Volver a la página de Inicio

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.